Ish-á. Proyecto de Reciprocidad

 

Contacto | Enlaces de Interés | Políticas de Privacidad | Mapa del Sitio
 
Buscar:
Facebook Correo
Inicio | Noticias | Cursos | Artículos de interés | Agenda | Colaboradores | Alianzas Estratégicas | Comité Científico | Historia

 

La Mujer Que Hizo Posible La Declaración Universal De Derechos Humanos



 

Pedro Pallares Yabur - Aceprensa

A decir de la profesora de Harvard, Mary Ann Glendon: «La historia de la Declaración es, en sentido amplio, la historia del viaje emprendido por un extraordinario grupo de hombres y mujeres que asumieron el reto en un momento histórico sin igual». El trabajo se acaba de publicar en español con el título Un mundo nuevo.1

LA DECLARACIóN COMO CAUCE DE DIáLOGO

Eleanor Roosevelt –viuda del presidente Franklin Delano Roosevelt– pensaba que la Declaración serviría como «un puente sobre el que podamos encontrarnos y conversar». Y, como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, eso fue lo que logró de sus colegas en Naciones Unidas para que se elaborara la Declaración.

Glendon muestra en su relato las habilidades diplomáticas de Roosevelt, que nacían de su convicción de que el problema de los Derechos Humanos es, sobre todo, un asunto de personas concretas y de sus convicciones éticas: «Después de todo –escribió Roosevelt–, ¿dónde comienzan los Derechos Humanos universales? En lugares pequeños, tanto que no se pueden ver en un mapamundi. Pero ahí está el mundo de la persona individual: el barrio en el que vive, la escuela o universidad a la que asiste, la fábrica, la oficina en la que trabaja».

Pero la tarea no fue fácil. Ocho de los miembros del Comité Redactor representaban todos los conflictos internacionales del momento. Roosevelt tuvo que superar los intentos de boicot del representante soviético y al mismo tiempo navegar entre las diferencias políticas e ideológicas de sus colegas.

Considérese el perfil de los otros tres redactores más importantes de la Declaración. Peng-chun Chang (China), un filósofo y diplomático capaz de transitar entre Confucio, Rousseau y Tomás de Aquino. René Cassin, jurista ilustrado francés, quien estructuró la declaración al estilo de los documentos de los siglos XVIII y XIX. Y Charles Malik (Líbano), filósofo existencialista, reconocido como tomista, convertido en diplomático, que junto con Chang cimentaron la declaración en razón, conciencia, dignidad y solidaridad.

Quien piense que es imposible superar diferencias ideológicas o el pesimismo existencial de la posmodernidad, tiene mucho que aprender de la creatividad, buena voluntad, perseverancia y capacidad de diálogo con que los redactores de la Declaración Universal, liderados por Roosevelt, se comportaron entre el otoño de 1946 y la aprobación del documento, el 10 de diciembre de 1948.

UNIVERSALIDAD DE LOS DERECHOS HUMANOS

Para los redactores de la Declaración Universal, el colapso moral que llevó a la segunda guerra mundial –raíces negativas de la Declaración– se evitarían y superarían si la declaración se redactaba –raíces positivas– a partir de un conjunto de ideas que podían compartirse racionalmente desde el plano moral entre personas de distintas culturas. Es decir, si se afirman unos Derechos Humanos universales. ¿Pero, era posible un documento así?

Los redactores eran conscientes del reto. En la primavera de 1947 Eleanor Roosevelt organizó una reunión en su apartamento. Ahí Chang y Malik se enfrascaron en un intenso debate sobre el modo de mantener la universalidad de la Declaración sin reducirla a un sistema filosófico determinado. A Malik le parecía fundamental que el documento reconociera la naturaleza humana común, la capacidad de razonar éticamente y el papel secundario del Estado en la realización de estos derechos.

Chang estaba de acuerdo, pero pensaba que para redactar algo así, había de utilizarse un lenguaje no demasiado occidental. Incluso ironizó contra Malik sugiriendo que antes de escribir cualquier texto, John P. Humphrey, canadiense que elaboraría el primer borrador por parte de la Secretaría General, debía pasar seis meses estudiando a Confucio en China. Roosevelt apunta: «Para entonces, yo ya no podía seguirlos. Tan elevada se había vuelto la conversación que solamente rellené las tazas de té y me senté para entretenerme con la plática de hombres tan sabios».

¿Consiguieron un documento universal aplicable a toda cultura? La aceptación y reconocimiento que ha conseguido la Declaración en todo el mundo es prueba de ello. Así, aunque es difícil señalar la Declaración como un documento «occidental» y acusarlo de imperialismo cultural, es cierto que existen críticas de unilateralidad cultural que no deben desestimarse del todo.

TEORíA DE LA RELATIVIDAD

Los defensores de la relatividad de los Derechos Humanos argumentan que llevar a la práctica las exigencias de estos derechos depende de las características culturales e históricas de cada lugar.

Es una crítica más frecuente en países no occidentales, que por un lado reaccionan contra los intentos de utilizar los Derechos Humanos como instrumento de imperialismo ideológico por parte de gobiernos o grupos de poder; y por el otro, alegan la relatividad de los Derechos Humanos para negarse a cumplir exigencias contrarias a sus intereses políticos.

Pero los redactores del documento nunca consideraron que los Derechos Humanos implicaban prácticas uniformes. Chang, en su discurso previo a la adopción de la Declaración, rechazó los intentos de los países coloniales de imponer maneras uniformes de pensar y vivir.

Chang, Cassin, Malik y Roosevelt creían que la naturaleza humana es común, y que por medio de la reflexión sobre su experiencia, cada cultura podía llegar a conocer ciertas verdades básicas.

ESTAMOS DE ACUERDO, PERO NO SABEMOS POR QUé

¿Se puede encontrar valores comunes universales basados en una esencia humana común? ¿Es ése el fundamento de los Derechos Humanos? La Declaración no es un tratado filosófico. Aunque hubo filósofos entre los redactores, su misión era escribir un texto político sencillo de conocer para que pudiera inspirar a todo tipo de personas.

Los redactores confiaban en que cualquier persona con un mínimo de buena voluntad sería capaz de descubrir racionalmente que existen comportamientos que son gravemente indignos; y del mismo modo, otro tipo de acciones que expresan la dignidad ética de la persona.

Los redactores vieron confirmada esta intuición en el reporte que publicó la UNESCO en el verano de 1947, donde preguntaba a intelectuales de todas las culturas si era posible afirmar esas exigencias comunes universales. Participaron filósofos seguidores de Confucio, hindúes, musulmanes, europeos y latinoamericanos. Concluyeron que los Derechos Humanos descansan sobre una «convicción compartida» a pesar de que «se expresen en función de distintos principios filosóficos y sobre la base de diferentes sistemas políticos y económicos».

En este contexto, Jacques Maritain recordaba «que en una de las reuniones de las Comisiones Nacionales para la UNESCO, donde se discutía sobre Derechos Humanos, alguien expresó su asombro de que ciertos expertos provenientes de ideologías violentamente contrarias, se hubieran puesto de acuerdo en una lista de derechos. Sí –decían–, estamos de acuerdo en los derechos con la condición de que no nos pregunten por qué. En el porqué es donde comienza la discusión».

¿Esa falta de acuerdo en el porqué implica que sea imposible fundamentar o justificar racionalmente los derechos humanos? Si así lo fuera, si éstos no nacen de exigencias reales de la dignidad, o si fuera imposible conocerlos racionalmente, hablar de Derechos Humanos sería como discutir sobre brujas y unicornios, según diría MacIntyre.

EL MARGEN DE CADA CULTURA

Al más filósofo de los redactores, Charles Malik, le parecía que el desacuerdo sobre el porqué era fundamental para su proyecto. En efecto, Malik pensaba que «puede haber un modo griego, romano, judío, cristiano, musulmán, budista, marxista, chino, ruso, hindú, alemán, francés, latino o anglosajón, de ver al hombre y su dignidad. Pero ninguno de ellos pretende ser mundial o universal…. No estoy diciendo que esta definición universal [la Declaración de Derechos Humanos] es más profunda o más correcta o más verdadera; sólo digo que es la primera y la única definición universal de la historia».

En otras palabras, los redactores de la Declaración contaban con que la justificación racional sobre la dignidad y los Derechos Humanos correspondía a cada tradición cultural. Pero este vacío no impedía el acuerdo en unos mínimos implícitos sobre lo que significa hablar de los derechos humanos, a saber: 1) existe una condición humana; 2) que puede ser conocida en clave ética; 3) de ella se derivan unas exigencias a favor de la persona que llamamos Derechos Humanos; 4) que lejos de encerrarla en la individualidad, la conectan solidariamente con otras; 5) esos derechos son exigencias distintas y anteriores a los derechos que pueda otorgar la ley o el Estado.

Cassin explicaba que la Declaración intentaba «incorporar la idea de que hasta el más humilde de los hombres de cualquier raza tiene en sí mismo la chispa que lo distingue de los animales y al mismo tiempo lo obliga a cosas más grandes y a deberes más altos que cualquier otro ser sobre la tierra».

De esta forma, la mayoría de los redactores pensaba que, desde el punto de vista metafísico, existen derechos inherentes y que la dignidad de la persona impone exigencias irrenunciables que se realizan en sociedad. Y desde el punto de vista epistemológico, los delegados aceptaban que la conciencia y la razón son los vehículos para entrar en los terrenos de estos derechos y hacerlos efectivos. No por acción del Estado, sino por la convicción personal que se extiende a un modo de vida social. Aceprensa

1          A World Made New: Eleanor Roosevelt and the Universal Declaration of Human Rights. Traducción: Pedro de Jesús Pallares Yabur.

VER . http://istmo.mx/2012/11/la-mujer-que-hizo-posible-la-declaracion-universal-de-derechos-humanos/

17/12/2012